Archivo

Archive for the ‘De Periculi Reti’ Category

Consejos de seguridad relativos al nombre de usuario administrador en blogs WordPress

Debido a recientes incidentes de seguridad con algunos blogs que administro y alojo y que usan como CMS WordPress, he adoptado algunas medidas que aconsejo seguir a quien también administre este tipo de blogs:

  1. Instala un plugin de seguridad como el gratuito Wordfence y configúralo de tal manera que te avise de los accesos de aquellos usuarios que tengan permisos de administrador. Puede resultarte un poco coñazo recibir esos avisos cada vez que te conectas, pero te aseguro que por uno solo que recibas cuando no has sido tú quien se ha conectado, te merecerá la pena.
  2. No uses nunca admin como nombre de usuario: si ya lo usas, crea otro con permisos de administrador, haz log-in con él y desde ahí borra el otro usuario asignándole los posts a este nuevo usuario.
  3. No uses ningún nombre obvio como usuario con permisos de administrador: es decir, no uses webmaster ni el mismo nombre que el dominio.
  4. No dejes que el nombre de usuario que tenga permisos de administrador se vea desde fuera: usa la configuración de usuario en el panel de WordPress para que lo que aparezca como autor de los posts sea otra cosa. P.ej. si tu usuario es Pepe, haz que aparezca José, p.ej.
  5. Nunca uses como email asociado a un usuario con permisos de administrador, un email que sea obvio o fácil de adivinar o que figure publicado en el mismo blog. Una manera fácil de abordar esta medida es crear un alias de correo. P.ej. si ahora tu usuario tiene asignado webmaster@tudominio.com, crea un jefedelblog@tudominio.com (p.ej.) que dirija todo el correo a ese email real, y ponlo como email de referencia del usuario que sea administrador. Evita los info@tudominio.com, contact@tudominio.com, tudominio@tudominio.com y otros que puedan ser fáciles de advinar para un programa de crackeo automatizado.
  6. Usa contraseñas lo más seguras posible.

Google é o cacique de Internet

Teste que levar ben con el e acatar as súas normas se queres ser alguén na aldea (de Internet).

O último en manipulación informativa na Internet: La Voz de Galicia

É coñecido —e amplamente denunciado— o apoio interesado que La Voz de Galicia e todo o seu grupo mediático está a prestar ao brutal proxecto mineiro que está a preparar en Corcoesto (Bergantiños).

O que me sorprendeu hoxe foi coñecer unha nova e sutil forma de manipulación informativa que están a usar en Internet, xogando a darlle a volta a un titular na URL da nova. Así, a páxina da nova titulada A plataforma cabanesa pide aos bancos que non apoien a mina de ouro, difunde xusto a mensaxe contraria para aqueles que só vexan a URL (...plataforma-cabanesa-pide-bancos-apoyen-mina-oro) —p.ex. difundida por email— e non cheguen a facer clic e entrar a vela. Coido que non se trata de ningún erro informático nin que o seu xestor dinámico de contidos elimine os adverbios de negación automaticamente. Penso que se trata doutra sutil axuda ao proxecto da empresa Edgewaters, unha axuda agachada e bochornosa, aínda que non extraña nun medio que xa me ten dado suficientes mostras de ser parcial e retorcer a realidade na súa comenencia.

Nuevas reflexiones sobre la sostenibilidad de Internet

(Publicado previamente en el blog Textos de Casdeiro.)

Reflexionaba en 2010 acerca de la viabilidad energética a medio plazo de Internet. Hablaba entonces de que el consumo de electricidad de esta red de redes estaba en torno al 3%. Probablemente haya aumentado desde entonces, pero voy a partir de esa cifra conservadora. Según la Wikipedia las energías renovables (las únicas de las que dispondremos en el futuro, debido al agotamiento de las energías fósiles y del combustible nuclear) representan en torno al 19% de toda la electricidad mundial. Es decir, si consideramos que el consumo de Internet se mantiene (aunque todo parece apuntar a que seguirá creciendo, al menos durante algún tiempo) y que la producción de electricidad a partir de fuentes renovables no crece (aunque pueda hacerlo en alguna medida, tiene importantes límites y por ello consideraremos las cifras actuales), deberíamos pensar en que mantener Internet a largo plazo implicaría destinar prácticamente 1/6 (15,79%) de toda la electricidad generable (por vías renovables) a nivel mundial. Esto nos dejaría con sólo el 16% (5/6 del 19%) de la electricidad que ahora disfrutamos, para el resto de usos. Parece poco realista, ¿verdad? ¿Mantendríamos Internet a costa de otras aplicaciones de la electricidad?

Por otra parte no podemos olvidar que Internet existe en millones de ordenadores. Estos ordenadores tienen un mantenimiento, reparaciones y finalmente una sustitución necesaria, que debido a la maldita obsolescencia programada, se sitúa en torno a los 5 años (para los PC; como no dispongo do datos para otro tipo de ordenadores, para routers y demás elementos, partiré de esa cifra). Esto quiere decir que si tomamos una cifra de 185 millones de servidores (no es fácil encontrar estadísticas al respecto, pero partiré de los datos de NetCraft), en 5 años se habrán tenido que sustituir todos ellos. Si tenemos en cuenta que fabricar un ordenador (no incluimos el gastos de trasportarlo hasta su destino final) consume 10 veces su peso en combustibles fósiles, lo que supone más energía incluso que la que consumirá a lo largo de esa vida útil. Tomaré la cifra aproximada de 6 millones de julios (MJ) de energía primaria. Por tanto en 5 años la necesaria sustitución de todo el parque de servidores de Internet implicaría un consumo de 6 x 185 = 1.110 millones de millones de julios o sea, 1.110 terajulios (TJ). Repartidos a lo largo de los 5 años (porque lógicamente no todos los ordenadores serán sustituidos al mismo tiempo) implica unos 222 TJ al año que habría que añadir al consumo total de energía por parte de Internet. Parte de esa energía sería en forma de electricidad (necesaria en las fábricas de componentes) pero también una buena parte energía fósil.

Estas cifras pueden revelar hasta qué punto Internet puede ser una carga demasiado costosa a largo plazo para nuestra civilización. Aunque su naturaleza distribuida y su diseño estructural pensado para resistir la súbida desaparición de parte de sus nodos (en principio por un ataque nuclear), podría dejarnos la esperanza de que fuese posible un colapso progresivo de sus dimensiones y capacidades, con servidores que poco a poco fuesen desapareciendo porque no pueden ser sustituidos, con nodos que sufren cortes de electricidad, etc.

Claro, todo esto sin tener en cuenta otras amenazas para la supervivencia de la Red de redes, como la megatormenta solar o las procedentes de gobiernos que tratan de cortar o limitar el acceso o la funcionalidad de Internet.

Nuevas alertas sobre los riesgos de los teléfonos celulares y señales Wi-Fi

Siempre atento a los informes que trascienden a la luz pública sobre los riesgos de las radiaciones electromagnéticas, en concreto las del rango de las microondas, he podido leer en los últimos tiempos las siguientes:

Y aún habrá quien use estas tecnologías depreocupadamente… Lo malo es que, como en su día el tabaco, su uso ajeno nos afecta también a los que elegimos minimizar o anular completamente nuestro uso personal.

La Ley de Jorge

«La probabilidad de interpretar mal un diálogo por email crece de manera exponencial con respecto al número de contestaciones, cuando al menos uno de los interlocutores responde por encima del texto citado»

«A rede permite prestaçons incompatíveis com um cérebro finito»

Santiago Alba Rico:

«A rede é, ao mesmo tempo, umha técnica, umha ferramenta, um território e um órgao. Mas digamos que a dimensom “órgao” domina sobre a dimensom “ferramenta” ou “técnica”, está mais dentro do que fora de nós e, portanto, é mais difícil de manejar. Permite menos distáncias e a sua mesma facilidade vira em tirania: funciona só, no nosso interior (como um ril ou o fígado), e permite tecnologicamente prestaçons que som incompatíveis com um cérebro finito e que, pola sua própria imanência orgánica, convertem-se em obrigatórias: a simultaneidade, o tempo real, a velocidade total, a infinitude das relaçons. Por todo isso, a internet impom vencelhos fracos e superficiais, mui frustrantes e abafantes, à margem dos compromissos políticos, e tempos sincrónicos fugitivos, incompatíveis com a sucessom da análise e da escrita. Polo demais, se é também um território -que multiplicou exponencialmente o espaço humano disponhível e os lugares de encontro- o número de forças existentes neste novo continente, e a relaçom entre elas, é o mesmo que existe por aí fora, de maneira que a rede nom é um território livre senom outro território a libertar. Dito isto, há que acrescentar que em todo caso temos que combater também desde este território e utilizarmos todas as fendas e todos os condutos que nos fornece. A rede nom garante nengumha vitória, nem sequer nengumha avantagem comparativa, mas hoje é impossível luitar sem ela.»